Con la Ley 27541 de diciembre 2019,  se introdujeron  importantes cambios  en las alícuotas del impuesto sobre los bienes personales, en especial sobre las  aplicables a bienes en el exterior. Asimismo, en febrero 2020  la Afip emitió la  Resolución 4763  que establece un pago a cuenta para los periodos 2019 y 2020, para los  bienes situados en el exterior. Dicho pago a cuenta, deberá abonarse entre el 4 de marzo y el 1 de abril de 2020y sus alícuotas son progresivas variando  entre el 0.1% y el 0.5% aplicable al total de bienes en el exterior declarados en la DJ del año anterior. Entendemos  que ese monto se calcula sobre los bienes valuados al tipo de cambio de esa fecha, ya que la mencionada RG no menciona nada al respecto.

Se exceptúa de abonar la tasa incrementada y de hacer el pago a cuenta mencionado en el párrafo anterior a quienes repatrien por lo menos el 5% del total de bienes declarados en la DJ del año anterior. El decreto reglamentario 99/2019 modificado por el 116/2020 aclaró algunas cuestiones sobre este punto:

“Se entenderá por repatriación al ingreso al país, hasta el 31 de marzo de cada año, inclusive, de: (i) las tenencias de moneda extranjera en el exterior y, (ii) los importes generados como resultado de la realización de los activos financieros pertenecientes a las personas humanas domiciliadas en el país y las sucesiones indivisas radicadas en el mismo.”

“El beneficio se mantendrá en la medida que esos fondos permanezcan depositados en una cuenta abierta a nombre de su titular (caja de ahorro, cuenta corriente, plazo fijo u otras), en entidades comprendidas en el régimen de la ley 21526, hasta el 31 de diciembre, inclusive, del año calendario en que se hubiera verificado la repatriación o, una vez cumplida la repatriación y efectuado el mencionado depósito, esos fondos se afecten, en forma parcial o total, a cualquiera de los siguientes destinos:

  1. a) Su venta en el mercado único y libre de cambios, a través de la entidad financiera que recibió la transferencia original desde el exterior.
  2. b) La adquisición de certificados de participación y/o títulos de deuda de fideicomisos de inversión productiva que constituya el Banco de Inversión y Comercio Exterior, en carácter de fiduciario y bajo el contralor del Ministerio de Desarrollo Productivo como Autoridad de Aplicación, siempre que tal inversión se mantenga bajo la titularidad del contribuyente hasta el 31 de diciembre, inclusive, del año calendario en que se produjo la repatriación. Los fondos aplicados deben provenir de la misma cuenta que recibió la transferencia original desde el exterior.
  3. c) La suscripción o adquisición de cuotapartes de fondos comunes de inversión existentes o a crearse, en el marco de la ley 24083 y sus modificaciones, que cumplan con los requisitos exigidos por la Comisión Nacional de Valores, organismo descentralizado en el ámbito del Ministerio de Economía, para dicho fin y que se mantengan bajo la titularidad del contribuyente hasta el 31 de diciembre, inclusive, del año calendario en que se produjo la repatriación. Los fondos aplicados deben provenir de la misma cuenta que recibió la transferencia original desde el exterior.

Cuando los fondos que se hubieren depositado se destinaran, en forma parcial, a alguna de las operaciones mencionadas en los incisos precedentes, el remanente no afectado a estas últimas debe continuar depositado en las cuentas y hasta la fecha, indicadas en el párrafo anterior”.

Cabe destacar que la alícuota general máxima  del impuesto para los bienes en el país  es de 1.25%  y la incrementada para los bienes en el exterior, de 2.25%.